Pazo de Meirás: una visita fugaz


Entrada al Pazo
ConectaCoruña visitó este fin de semana el Pazo de Meirás. Lo primero que sorprende es que no accedemos por la puerta principal sino por uno de sus laterales que al menos no resta espectacularidad a la entrada con su largo acceso. Nos recibe un guarda de seguridad que comprueba nuestros nombres y que nos une al grupo que ya espera con el guía de la visita.
El itinerario comienza frente a la casa conocida como La Granja, en la que Emilia Pardo Bazán residió hasta que completó las obras del actual Pazo, levantado sobre las ruinas de otra fortaleza destruida en 1809.
A partir de aquí nos adentramos en el edificio propiamente dicho:
1.- Primera parada en la entrada a la capilla y a su interior. Único lugar donde se pueden sacar fotos dentro del edifico. Destaca el retablo, el sarcófago y sus reducidas dimensiones pero bien aprovechadas.
2.- Accedemos al vestíbulo donde nos recibe un busto del general Franco. Sorprende el arco de medio punto y la escalinata junto a los numerosos trofeos de caza. Los grandes se adjudican al dictador mientras que los pequeños más numerosos nos dicen que son de sus nietos. Tiramos una foto pero rápidamente el vigilante de seguridad nos advierte de la prohibición. A partir de ahí no nos quitará ojo en la visita exprés.
3.- En el ala oeste del Pazo, a la izquierda, junto al vestíbulo entramos en la biblioteca. Es la estancia más llamativa. Forrada toda en madera, con los libros y los bellos muebles transmiten una sensación acogedora. Fue lugar donde en la época de Franco se celebraron varios consejos de ministros y reuniones de gobierno.
4.- Por la escalinata principal subimos a la planta superior en forma de "U" donde se ubica el despacho del dictador encima de la biblioteca. Una estancia envolvente con bellas estanterías y muebles, y con buenas vistas desde el balcón. No hay más que ver en el primer piso.
5.- Bajamos y volvemos a la entrada principal para visitar el salón de fiestas y una sala de estar en el ala este del Pazo. Llaman la atención los muebles y los cuadros del general y su familia. Incluso un cuadro pintado en 1947 por el dictador que representa a un jarrón.

Torre de la Quimera
Se acabó. Fin de la visita al interior del edificio. Duración 20 minutos. Para compensar el fugaz recorrido te permiten libremente recorrer los exteriores del Pazo y realizar fotografías durante otros 30 minutos. Duración total aproximada de la visita 1 hora.
Nos quedamos con las ganas de conocer el comedor, rehabilitado recientemente después del incendio. También nos quedamos con las ganas de acceder a la principal torre, la torre de la Quimera donde se encuentra el balcón de las musas, utilizado por Emilia Pardo Bazán como inspiración y reflexión de sus obras. Sus vistas tienen que ser impresionantes desde esa altura dominando todo el valle y el municipio de Sada. Incluso uno de los visitantes, al final, nos aseguró de la existencia de una sala de armas.
Un recorrido interesante pero que se torna escaso puesto que las estancias que se pueden visitar son muy pocas y en su interior tampoco se pueden sacar fotos. Pero en fin, algo es algo...
Hemos incluido en el apartado de la presentación fotográfica unas cuantas fotos del Pazo para que echeís un vistazo y haceros una idea.

No hay comentarios: