A tragar carros y carretas

Desde comienzos de la crisis, los políticos, periodistas, sindicatos y demás elementos sociales, se han preocupado en transmitirnos una pésima imagen de la mala situación económica que atravesamos. Este panorama tan negativo que nos han dibujado, ha calado profundamente en la conciencia de los ciudadanos cuyo denominador común se ha ido extendiendo. Hoy en día, la crisis está en boca de todos, y todos somos conscientes de su gravedad y sus duras consecuencias.
Cuando hablas con la gente y te relacionas con tu entorno social, es palpable el sentimiento de resignación generalizado que se respira, lo cual desemboca en un estado de predisposición abierto a aceptar cualquier medida que nos impongan, al objeto de facilitar la posible salida a la delicada situación económica en la que nos encontramos. En una palabra, que con la excusa de la crisis y con el objetivo de salir de ella, estaríamos dispuestos a tragar carros y carretas y a aceptar cualquier medida por muy retrógrada que sea.
 El proceso ya ha comenzado: reducción de salarios, subida de impuestos, recortes en las prestaciones sanitarias, mayor presión fiscal, reducciones de jornada...Es un caldo de cultivo idóneo para dar un paso atrás en el estado de bienestar, y aceptar un retroceso en los logros laborales y sociales que tantos siglos nos ha costado alcanzar y que pueden verse desmantelados de un plumazo en favor de la "sacrosanta" crisis.
Y todo ello sin rechistar y sin decir ni pío, no vaya a ser que si protestas vayan a tacharte de insolidario por no arrimar el hombro y remar juntos para sacar a flote el mismo barco en el que navegamos todos. Bueno...lo del mismo barco o navegar juntos es un decir porque la crisis no azota a todos por igual, ni todos estamos en el mismo barco, ni navegamos juntos en la misma singladura. Como en toda flota hay barcos y barcos, cascarones y fragatas, acorazados y portaaviones. Así que todos igual...no.
Las medidas adoptadas para salir de la crisis serán bien recibidas siempre y cuando sean para eso, para salir de la crisis pero ¿que pasaría una vez que haya mejorado la situación? ¿recuperaríamos nuestros derechos? ¿volveríamos al panorama anterior? Mucho me temo que no. De nuevo tendríamos que luchar por conseguir lo que ahora a duras penas mantenemos y tanto esfuerzo nos ha costado.

No hay comentarios: